Articles - The Voice of Garanganze:  The Writings of Patrick Kalenga Munongo

Main Page About the Author Articles Contact the Author Links

 

El Congo, la Guerra, y la Indiferencia del mundo
June 9, 2007

Tras una de las mas devastadoras guerras en la historia del continente africano, la situación en la República Democrática de Congo se esta mejorando gradualmente. No es tiempo de celebrar ni de hablar de un éxito general, pero hay que hablar de un progreso mínimo. En Congo, la democracia se esta arraigando poco a poco, y la esperanza regresa también.

A los que no se recuerdan de lo que se ocurrió en la RD Congo, permítanme de hacer una corta recapitulación. Más de 4 millones de personas fallecieron entre 1998 y 2004 a causa de la guerra o por razones relacionadas a la guerra. Es conocimiento común que esta guerra empezó cuando dos países, Rwanda y Uganda, invadieron su país vecino, la RD Congo, que acababa de salir de un cambio de poder en lo cual ellos ayudaban a Laurent Désiré Kabila de encabezar el país, después de haber derrocado al dictador Mobutu. Muchos de los Rwandeses se involucraron en los negocios del Congo, y se inmiscuyeron en las áreas mas estratégicas del gobierno, lo que desplació los congoleses. Consecuentemente Laurent Desire Kabila los agradeció y los ‘mostró la puerta’. Sin embargo ellos se molestaron porque habían perdido su control sobre los recursos naturales del congo, y declararon la guerra a éste.

Inicialmente ellos justificaban sus acciones como leales y justas, pero con el tiempo, según una investigación de las naciones unidas, se elucidó la verdad. En lugar de buscar los que cometieron el genocidio de 1994, como habían justificado inicialmente, ellos invadieron el territorio congolese para tomar poder, y según el reporte de las naciones unidas, empezaron a explotar ilegalmente los recursos naturales del congo para sus propios enriquecimientos, al detrimento de los congoleses. Así es como, concretamente, se desarrollaron los eventos precursores de la primera guerra mundial Africana.

Hay que preguntarse por qué esta guerra tan chocante causó ni una gran protesta en la comunidad internacional ni algún castigo por la parte de las naciones unidas. Durante la segunda guerra mundial en Europa, muchos africanos participaron como colonizados y sin saber porqué estaban muriendo. Los alemanes, quienes, de cerca o de lejos, participaron en las atrocidades del genocidio judío, fueron juzgados y sentenciados severamente. Pero en el caso congolese, parece que nadie va a enfrentar la justicia internacional, ni tampoco la justicia congolese. Por añadidura, las fuerzas colonizadoras del antaño no intervinieron para parar la sangrienta guerra. ¿Con esas dos pesas dos medidas judiciales y una total indiferencia por parte del mundo, es justo preguntarse qué valor tiene la vida de un africano? ¿Y como pueden los congoleses que han perdido sus queridos olvidar los que les hicieron tal daño? ¿Y por los países africanos que se involucraron en esta tragedia, dónde esta la justicia africana?

En caso de Rwanda, los que cometieron el genocidio que mató a cerca de un millón de personas (muchos de ellos Tutsi) fueron juzgados en el tribunal de Arusha en Tanzania. Los sospechosos  que se escaparon por Europa siguen siendo capturados y juzgados por el Tribunal Internacional de la Haya en Holanda. En Rwanda, se siguen juzgando, justamente o injustamente, a los presupuestos criminales. ¿Pero por qué los que causaron la muerte de millones de congoleses todavía no enfrentan la justicia? ¿Quien son ellos? ¿Y por qué existe un silencio tan ensordecedor acerca de la guerra en Congo?

En mi opinión, vale la pena de preguntar esas cuestiones duras. Una de las respuestas más sencillas a esas preguntas es que el Oeste se siente culpable por haber hecho nada durante el genocidio Rwandés. Y por eso, hay un sentido de culpabilidad que reina en las capitales Europeas.  Los europeos han sido incapaces de culpabilizar Rwanda. Uganda, por el otro lado, también goza de la culpabilidad del oeste. ¿Cómo imputar Uganda sin hacer lo mismo por Rwanda? Mejor ignorar la verdad y pretender que nada se ha ocurrido…

La otra justificación que podría ser debatida es que lo que se pasa en África no afecta de manera directa el resto del mundo. Los recursos congoleses no afectan las bolsas financieras. La guerra congolese se sintió en África Central, y de manera ambivalente. Por unos de sus países vecinos, la guerra fue una bendición porque los permitieron de invadir el congo y explotar los recursos con impunidad. Los lideres de esos países que vinieron para salvar el gobierno débil de Kabila, lo hicieron con motivos ulteriores. Ellos también se enriquecieron y firmaron contractos mineros injustos, en el disfavor del pueblo congolese. Por las compañías multinacionales, el congo fue y seguirá de ser una bonanza, y una fuente de ganancia fácil.

La división o la balcanización del Congo para favorecer el Rwanda y su pueblo tutsi es una idea que el Presidente Clinton favoreció. Según unos reportes que sacaron a luz durante la guerra, la posición de la casa blanca era de dejar el Congo descomponerse para aventajar el Rwanda y el Uganda. No debemos olvidar que esos dos países, bajo el control de dos dictadores, en mi opinión, los mas crueles en la historia contemporánea del África Central- hablando de Kagame y Museveni- tienen la ambición desmesurada de agarrar y/o controlar una parte, sino todo, el territorio congolese. Eso, ningún congolese lo permitirá. El Congotiene una población que es alrededor de 60 millones. Rwanda y Uganda tienen respectivamente 9 millones y 23 millones. Esos son los dos más numerosos y densos países de África en relación con su tamaño, lo que puede explicar porque los gustarían acaparar una parte del congo. Pero, el Congo nunca ha sido bajo 

 

cualquier control de Rwanda o Uganda. El Congo fue colonizado por la Bélgica, y en 1960 ganó su independencia. Desde este año, el congo ha sido un país soberano y su territorio es indivisible, con la excepción de Katanga. Pero el discurso sobre Katanga merece su propio artículo. Como decimos, cada cosa en su tiempo… La idea de balcanización carece de sabiduría porque logrará a más guerras y disputas sobre fronteras.

El control de los recursos naturales tiene mucho que ver con la invasión y la inestabilidad perennita del Congo. Rwanda y Uganda faltan recursos naturales que abundan en el congo. Existe una permanente tentación de invadir el Congo para explotar las minerías. El peor es que Rwanda, como hemos visto durante la guerra, para enmascarar su culpabilidad en el Congo, utilizó un grupo de rebeldes llamado Banyamulenge, quien reivindica su nacionalidad congolese, y los manipularon para controlar las minas de Coltan, entre otras. El Coltan (Colombo-Tantalita) es un mineral extensamente usado en las computadoras y los Playstation de Sony. ¿Con una tal injusticia geológica, sería posible que el Rwanda y el Uganda traten por otra vez su proyecto siniestro? Para los que se preguntan porque hay tan muchas guerras en África, esa explicación arriba debería ser bastante para hacer más luz. El ejército y gobierno congolese tienen que ser muy vigilantes para prevenir una otra incursión en el territorio congolese.   

 Hay un silencio más intenso que llega de la comunidad de los que piensan que el mundo ya tiene una población altísima y fuera de control. Ellos son los maltusianos, llamados tras el economista británico Thomas Roberto Malthus (1766-1834), quien desarrolló la teoría que preconiza que los recursos del mundo dependen del nivel de la población. Si la población global crece más rápidamente que los recursos disponibles, él avanzó la teoría que hay que hacer el necesario para controlar el crecimiento de esta población. En su punto de vista, eso significaba, en el caso extremo, dejar morir los que no contribuyen a la producción de los recursos, incluso los enfermos. ¿Es posible que esta ideología maligna sea la que gobierna unos hoy en nuestro mundo? Es una pregunta que debemos preguntarnos, como africanos y seres humanos. ¿En que mundo queremos vivir?

El fin de la guerra fría por cierto ha cambiado el

papel que hizo África, y lo ha dejado sin valor político. Durante la guerra fría los países del oeste y los rusos se enfrentaron sin tirar una bala, figuradamente hablando. Pero en África, esta guerra era caliente. Estos enfrentamientos entre países africanos eran guerras por poderes, en las cuales los africanos se mataron para la influencia y el poder de una de las dos ideologías, el capitalismo o el comunismo. En esta época, África tenía una gran influencia en la opinión mundial. Las balanzas del poder mundial dependieron en ciertos aspectos de lo que ocurría en África y el mundo en desarrollo. Mucho dinero fue invertido en África para ayudar los países emergentes, y por supuesto, para influir sus posiciones políticas. La manipulación de los poderosos africanos era el comienzo de una larga época de corrupción y de muchos abusos por los líderes africanos, quienes seguían de hacer un mal uso de sus poderes con impunidad. En unas medidas, lo mismo se sigue siendo, pero de una manera velada.

Hoy en día, el oeste no necesita el apoyo de África. En el contrario, necesita una fuente de ganancia para sus compañías multinacionales. Un continente manejable es lo que prefiera el oeste para garantizar su posición global. Pero los africanos no se deberían quejar. Este hecho continuara mientras que ellos lo dejan. La pregunta es cómo mantener una relación amistosa con el oeste, y al mismo tiempo exigir un espíritu de respeto de las instituciones y los valores africanos, y un módico de adherencia a la ley internacional. Primero, los africanos tienen que cambiar su mentalidad de mendicidad, y eso ya ha empezado como se ve con el cambio de vocabulario, de la palabra ayuda por colaboración. Los africanos quieren colaborar y ser socios con el oeste, y no ser mendigos. Trabajar duro para nuestros países es crucial por el mantenimiento del respecto internacional. Segundo, los africanos tienen que tener una visión de largo plazo para poner en lugar instituciones durables que beneficiarán las generaciones futuras. Tercero, los líderes del oeste y las multinacionales que los apoyan tienen que cambiar sus mentalidades y practica de explotación, mentiras, y corrupción. Los dos lados tienen que responsabilizarse para que el África se levante y salga del abismo.

Aunque las primeras elecciones presidenciales en Congo han sucedido con un éxito mínimo, y que la situación se esta mejorando, no podemos olvidar las enseñas de la guerra. Durante esté, el mundo no prestaba atención a lo que se estaba pasando en el Congo. Pero como hemos visto con las largas contribuciones del oeste en la organización de las elecciones ($500 millones), sus intereses vienen primero. Las riquezas naturales del congo seguirán de ser la envidia de todo el mundo, y específicamente la de los países vecinos y del oeste. Los líderes congoleses tienen que proteger su patrimonio, y asegurar que la historia no se repita. En una piscina llena de tiburones hay que nadar con cuidado, y nunca caer en una complacencia, como la que nos costó 4 millones de vidas y una regresión infraestructural, social, y económica. La situación se esta mejorando, pero nuestros poderosos tienen que ser vigilantes y tomar responsabilidad por sus acciones.


"This Website contains personal views and experiences,
and if you would like to duplicate/quote any of the information, we ask that you honor the author".