Articles - The Voice of Garanganze:  The Writings of Patrick Kalenga Munongo

Main Page About the Author Articles Contact the Author Links

 

El VIH/SIDA, la Tuberculosis, y el Paludismo:
Las otras luchas en la República Democrática de Congo

December 2007

Cabe decir que la república democrática de Congo ha atravesado un periodo difícil en los recientes años. La última década, específicamente, ha sido un tiempo marcado por mucha inestabilidad, una larga guerra que mató a cerca de 4 millones de personas, y una multitud de problemas sociales. Por si eso fuera poco, el Congo es minado por enfermedades que diariamente causan mucho sufrimiento y la muerte de miles de personas. Hablamos del VIH/SIDA, la Tuberculosis, y el Paludismo (un protozoo que causa la malaria).

Según las encuestas hechas por los Programas de Investigación del VIH/SIDA, Tuberculosis y Malaria en África Subsahariana, el VIH tiene un predominio de 3.2% entre las edades de 15-49[i]. Cada año, basado en una población de 100.000, la tasa de mortalidad de Tuberculosis es de 79. Y basado en una población de 100.000, la tasa de mortalidad causada por la malaria es de 1,000.

Entonces, el gobierno congolese tiene el reto de parar esas enfermedades en su paso, antes que salgan fuera de control. Es decir renovar los servicios de salud, darlos a los indigentes una aseguranza de salud, darlos acceso y medicinas a los que padecen del VIH/SIDA, y mejorar la calidad de vida de cada congolese.

Como es siempre el caso, los fondos dedicados a la educación y la salud son los más amputados en el presupuesto, a favor de la compra de armas. La guerra en el este del país sigue siendo, y la atención del país es por allá. Aunque los recursos sean escasos, las inversiones chinas en Congo, especialmente en el sector minero, han crecido de una manera fulgurante. Ese factor debería permitir al gobierno de enfrentar los desafíos sociales mencionados arriba, sin perjudicar la economía global o la acción guerrera. Un país no puede desarrollarse con un pueblo en mala salud e incapaz de trabajar. Si los obradores, los maestros, y los empleados infectados con el sida siguen muriendo a causa de la escasez de medicinas, es la población entera que sufrirá más en el futuro.

 El gobierno debe rectificar este desequilibrio social inmediatamente, antes que el país se busca en la misma situación en la cual se encuentra el África de Sur. Según ONUSIDA, la prevalencia del VIH en la población adulta ha alcanzado el 40% en algunas regiones del sur de África[ii].

 

 

En cuanto a la Tuberculosis y la malaria, el gobierno debe invertir más en el sector de salud y la prevención, especialmente en las regiones rurales, donde es difícil de llevarse a unos pueblos a causa de las condiciones deplorables de las calles. Instruir

y emplear a muchos trabajadores de salud es una prioridad. La tuberculosis es una enfermedad que necesita un tratamiento estricto y puntual. La medicina se debe tomar diariamente, sin fallar, para evitar que se desarrolle una resistencia a las drogas. Es la razón por la cual el gobierno necesitara formar miles de  trabajadores de salud, para que hagan la terapia con observación directa y supervisada (TODS)[iii]. Por lo tanto, el gobierno deberá garantizar su transportación en lugares lejanos, y garantizar un pago mensual para ellos. El mejor camino para acabar con la tuberculosis es poner fin a la insalubridad en las ciudades y la superpoblación que son dos de sus causas mayores.

La malaria, una enfermedad que casi me mató cuando fui joven, es debilitadora y puede ser fatal sin tratamiento. Hay unas soluciones sencillas para evitar la malaria. La primera es de limpiar los lagos y otros cuerpos de agua estacados. Sabemos que los mosquitos son los vectores del paludismo, y las aguas estacadas son favorables a su desarrollo. La otra solución es distribuir a toda la población, especialmente a los niños, mosquiteros para las camas que son impregnados con insecticidas inofensivos para la salud.         

Las infraestructuras medicales no solo son lamentables, pero en unas partes del país son inexistentes. En el fondo, la guerra es la razón de este fracaso de la salud pública. Pero todos sabemos que querer es poder, y el gobierno debe demostrar su capacidad de enfrentar una multitud de problemas, incluso durante la guerra. El debe aprovechar esas inversiones de fondos de la república popular de China, de la Unión Europea, y de los Estados Unidos para mejorar la salud de su pueblo, entre otros proyectos. La administración  congolese tiene la gran oportunidad de dejar sus huellas en la historia de nuestro país, y de influir el sector de salud publica como nadie nunca lo ha hecho.  

 

                                    



"This Website contains personal views and experiences,
and if you would like to duplicate/quote any of the information, we ask that you honor the author".