Articles - The Voice of Garanganze:  The Writings of Patrick Kalenga Munongo

Main Page About the Author Articles Contact the Author Links

 

Luz en el corazón de las tinieblas
September 27, 2006

A pesar de unos problemas infraestructurales, las elecciones que acontecieron en la República Democrática de Congo (RCD) el 30 de Julio eran un éxito, según ambos observadores locales e internacionales. Si consideramos el hecho que desde 1960, el país no ha organizado ni elecciones libres ni transparentes, la reciente votación es un evento histórico de proporción inmensurable. El Congo- un país que sale de 5 años de guerra-  merece una aclamación para haber seguido adelante con las elecciones, un verdadero desafió. Unos dirán que ellas eran opacas y manipuladas por cualquier candidato. Pero por un país como el Congo, el mero hecho de tener una votación, queda un paso positivo en la buena dirección que nos conducirá hacia una democracia viable.  

Según la comisión electoral independiente (CEI), Joseph Kabila, el presidente actual- quien encabeza el PPRD (Partido del Pueblo para la Reconstrucción y la Democracia), y Jean-Pierre Bemba, jefe del MLC (Movimiento de liberación Congolese)- recibieron la mayoría de los votos con 49% y 24% respectivamente. Desde luego que ninguno tomo la mayoría de los votos nos vamos por la segunda vuelta de las elecciones fijada por el 30 de Octubre 2006. 

Pero como he compartido en un previo articulo, el pueblo, impaciente después de muchos años de abusos políticos, quiere un cambio inmediato y drástico. Esta impaciencia se ve en la capital de Kinshasa donde unos grupúsculos insatisfechos por los resultados amenazan de poner fuego a la ciudad y hacer estragos. Los leales de Etienne Tshisekedi- jefe de la oposición bajo Mobutu y que rehusó de participar en las elecciones- quieren imponerlo a la cabeza del país.  

Por añadidura, los campos de Kabila y Bemba se enfrentaron, en un violento ataque que dejó 23 muertos en Kinshasa. Las amenazas de perturbación son innumerables, y sin la intervención de la comunidad

 

internacional y las Naciones Unidas, el país hubiera sido en una peor situación. Las elecciones que han costado $500 millones nunca hubieran tenido lugar. Entonces, con la inversión de la Unión Europea, tan financiera como politica, es justo decir que el Congo es en el punto de mira del mundo entero.  

Desafortunadamente, este mismo involucro europeano está causando muchas dudas en la veracidad de los votos. Hay unos en el país que creen que el futuro presidente Congolese ya está escogido por las fuerzas europeanas. ¿Quién sabe? Lo que yo sé es que el país crecientemente, se está dividiendo por las líneas étnicas. Las voces que gritan falta lo hacen en la mayoría del tiempo cuando se trata de su candidato favorito y hermano tribal. En el país reina un ambiente malsano que por desgracia es el carácter típico de un pueblo políticamente inmaduro. Las afiliaciones étnicas nunca desaparecerán, pero hay que esperar que un día el pueblo congoleño, sin distinciones étnicas, será capaz de superar las diferencias que constituyen la fuerza del  Congo.

El 30 de octubre será un día fatídico, donde todos los congoleños tendrán que demostrar una unidad cimentada en el amor del país. Si creemos en el sistema democrático, entonces deberíamos aceptar el escrutinio, no importa quien gana. Más que todo, lo que importa es como reaccionamos cuando el ganador está anunciado. El mundo entero nos mira. La juventud del país nos observa. Como actuamos hoy servirá de ejemplo para ellos. El sistema democrático, naciente y débil, corre el riesgo de fallecer. Pongamos la responsabilidad de ser ciudadanos ejemplares, llenos con la aspiración de ver nuestro país suceder y alcanzar alturas nunca logradas. Si las elecciones triunfan en el Congo, veremos una luz trémula en el corazón de las tinieblas.


"This Website contains personal views and experiences,
and if you would like to duplicate/quote any of the information, we ask that you honor the author".